Img Cargando
Cargando
Noticias y eventos
Logo Media Hub UAG

Despertar Sobresaltado: Descifrando la Parálisis del Sueño

Descubre el intrigante mundo que se despliega entre el sueño y la vigilia, y encuentra respuestas a esta experiencia misteriosa.

Por: Dra. Julieta Edith Albarrán Ayala, Profesora de Ciencias Clínicas y David Gerardo Castillo Priego, Estudiante de Psicología
12/Ene/2024
margarita luna ramos ex ministra de la suprema corte de justicia de la nacion fue madrina de generacion en la uag

 

¿Esta situación te suena familiar? 


Te despiertas en medio de la noche, pero cuando intentas moverte, tu cuerpo no te responde. Intentas de nuevo, pero nada. Con tu mirada fija en el techo y tu cuerpo atado a tu cama, inmóvil, comienzas a escuchar cosas extrañas a tu alrededor. Sientes la presencia de algo o alguien e incluso observas una figura que te ve cerca de tu cama, paciente. Pasan unos minutos antes de que tus músculos despierten, y siendo presa del pánico corres hacia el interruptor de la luz. Pero cuando las enciendes, ves que no hay nadie.


Si tu respuesta a la pregunta es “sí”, entiendes lo angustiante que es esta experiencia. Si tu respuesta es “no”, continúa leyendo porque muy probablemente lo experimentes al menos una vez en tu vida. 

Lo anteriormente descrito es un episodio de la parálisis del sueño. Durante muchos años, la gente le ha intentado dar múltiples significados, como, que guarda una relación con alguna presencia paranormal. De hecho, sabrás muy bien que esta experiencia es coloquialmente conocida con la expresión de “se me subió el muerto”. La popularidad de esta expresión no ha hecho más que aumentar la angustia de la gente cuando experimenta la parálisis del sueño, pues piensan que están al borde de la muerte. 


Pero tranquilo, en el siguiente documento explicaremos brevemente: por qué sucede esto; cómo reducir la posibilidad de que te suceda; y, en caso de que la vivas alguna vez, te daremos herramientas efectivas y fáciles de usar para que la experiencia dure lo menos posible y sea muchísimo menos angustiante de lo normal.

Para empezar, es necesario aclarar que la parálisis del sueño no es una experiencia paranormal. Es más, ni siquiera es un sueño. Realmente estás despierto, y realmente estás viendo a alguien o escuchando ruidos (o ambas cosas); sin embargo, no es más que una simple descoordinación de tu cuerpo, más preciso, es decir, que se trata de una simple descoordinación entre tus músculos y tu conciencia. Pero para entender esto, es importante que repasemos primero algo muy básico: el sueño y sus ciclos. dure lo menos posible y sea muchísimo menos angustiante de lo normal. 

 

Mientras dormimos entramos en un constante trance entre dos ciclos de sueño. El no REM y el REM. En la fase no REM (rapid eye movement, en inglés) o no MOR (movimiento ocular rápido, en español) nuestro cerebro está en un estado de ondas cerebrales lentas, donde no hay mucha actividad cognitiva. En esta fase es donde nos empezamos a sentir adormilados, atontados y nos dormimos, pero no profundamente. Posteriormente, entramos a la fase REM. Aquí nuestro cuerpo entra en un estado de atonía (parálisis). Sin embargo, nuestro cerebro comienza a procesar las ondas cerebrales rápidas. Es aquí donde se produce la parálisis del sueño.

UAG

 

En la fase REM no solo movemos los ojos de manera rápida, también suceden muchos procesos cognitivos importantes para nuestro correcto funcionamiento diario, pero nos enfocaremos en que en la fase REM nuestro cerebro procesa toda la carga emocional de nuestro día. Dicho de manera sencilla, es como si nuestro cerebro desechara lo que no es importante para nosotros y conservara lo que sí. De igual forma, es importante señalar otros dos procesos que suceden en el sueño REM. El primero, es que nuestros sueños en esta fase son muy similares a las alucinaciones.

 

El segundo, en realidad es una ausencia de un proceso. Existen dos químicos cerebrales muy importantes que están ausentes durante la fase REM: la serotonina (que se encarga del sentimiento de gozo, de tranquilidad, del placer de estar quieto) y la noradrenalina (encargada de ponernos en un estado de alerta, ansiedad, huida). Gracias a esta ausencia podemos procesar las emociones fuertes vividas durante el día sin la necesidad de huir.

 

Entonces, durante la fase REM nuestro cuerpo está: completamente paralizado, estamos alucinando y teniendo estas fuertes experiencias emocionales, pero el químico relacionado con el miedo y la ansiedad está ausente. 

 

UAG

¿Qué pasaría entonces si de pronto despertáramos de manera abrupta?

Los neurotransmisores (serotonina y noradrenalina) se activarían. Y muy probablemente tendríamos un episodio de parálisis del sueño. 


Como se mencionó previamente, la parálisis del sueño es una descoordinación cerebral donde nuestros músculos están apagados, pero nuestra conciencia está despierta. Es por esto por lo que no podemos movernos durante esta etapa. 


¿Por qué vemos gente o sombras? ¿Por qué escuchamos ruidos extraños o voces? ¿Recuerdas que en la fase REM alucinamos nuestros sueños? Cuando nos despertamos, este proceso alucinatorio que sucede en el sueño “salta” al mundo despierto. 

 

¿Por qué sentimos que nos ahogamos?

Al experimentar atonía (completa parálisis muscular) durante la fase REM, los músculos encargados de llenar los pulmones de aire están dormidos. Sin embargo, gracias al sistema parasimpático de nuestro sistema nervioso (sistema encargado de la respiración automática, la relajación, etc.), podemos respirar suavemente debido al diafragma. Es necesario subrayar la importancia del sistema parasimpático pues este puede ser nuestro ángel de la guarda.

Al saber cómo activar las células encargadas de nuestro sistema parasimpático, podemos reducir nuestra ansiedad. Cuando nos enfrentamos con un estímulo ansiógeno (como la parálisis del sueño), queremos huir (pero estamos paralizados).

 

Entonces, nuestra ansiedad aumenta. ¿Cómo podemos disminuirla? ¿Cómo podemos despertar las células del sistema parasimpático? Con la respiración diafragmática.


¿Cómo practicar la respiración diafragmática? Sencillo: primero, coloca tu espalda recta, coloca tu mano por encima de tu ombligo y focaliza tu atención en inhalar, procura, de manera intencional, inflar tu estómago, sintiendo una ligera presión por debajo de tus costillas, tanto en el abdomen como en la espalda. 
 

 

Este tipo de respiración ayudará a disminuir tu ansiedad y el tiempo de duración de la parálisis, que se puede manifestar por los siguientes puntos: 


1.    Falta regular de un buen horario de sueño.
2.    Falta total de sueño. 
3.    Altos niveles de estrés durante el día. 
4.    Alta carga emocional. 


Para prevenir lo más posible la parálisis del sueño, recomendamos lo siguiente: 


1.    Dormir las horas adecuadas (7 horas a 9 horas diariamente).
2.    Gestionar la carga de estrés, o liberarla de alguna forma (e. j. ejercicio). 
3.    Acudir a tu médico de confianza para que te dé herramientas sobre cómo dormir mejor. 
4.    Acudir a un profesional de la salud mental para descubrir qué es aquello que te genera angustia y/o tormento y darle un seguimiento terapéutico (e. j. terapia cognitivo conductual).  


Recuerda: la parálisis no es una experiencia paranormal, y por ende, se puede manejar con las herramientas adecuadas. 

TEMAS RELACIONADOS
Campus Tabasco
Psicología
MÁS NOTICIAS
Agua, suelo y clima, factores que afectan la actividad agrícola

La UAG fue sede del “IV Encuentro Nacional de Asesores en Cultivos”.

Egresados de Tepic realizan acciones en beneficio de la sociedad

El Capítulo UAG Alumni de aquella ciudad realizaron diferentes actividades para apoyar a quienes más lo necesitan y al medio ambiente.

México entre los países con mayor crisis de agua

En el 2050 nuestro País estará entre los que más sufran de sequías y escasez, explica experta.

Proyectos de ciencia se reúnen en la UAG en Final Iberoamericana de Infomatrix

Por décima ocasión la Autónoma es sede del certamen científico, donde cientos de jóvenes de América Latina, España y otras regiones exponen propuestas innovadoras tecnológicas y científicas a las problemáticas actuales.

CONTÁCTANOS

Compártenos tus intereses y en breve un asesor educativo se pondrá en contacto contigo.

CONTÁCTANOS

Compártenos tus intereses y en breve un asesor educativo se pondrá en contacto contigo.

Dirección Campus Guadalajara

Av. Patria 1201, Lomas del Valle, C.P. 45129 Zapopan, Jalisco, México. 

ver en google maps
 

Conmutador UAG

(33) 3648 8824

Informes 1er. Ingreso

(33) 3648 8824, Opción 1

Campus Tabasco

Conmutador UAG

(993) 310 5170

Informes 1er. Ingreso

(993) 310 5177

Prol. Paseo Usumacinta km 3.5 Fracc. El Country, Villahermosa, Tabasco, México.

ver en google maps

 

Aviso de Privacidad Universidad Autónoma de Guadalajara 2021 Todos los derechos reservados